• Deutsch
  • Español
  • English
  • Français

Biografía

La niñez de una pionera

María Buchinger nació en Flensburg (Alemania), el 21 de mayo de 1916.

Su padre, el Dr. Otto Buchinger, era médico de la Marina Imperial. Hacia finales de la Primera Guerra Mundial tuvo que abandonar el servicio debido a una grave dolencia reumática que le impidió continuar con su trabajo. Siguiendo el consejo de un compañero en la Marina se sometió a una cura de ayuno de 21 días que terminó por restablecer completamente su salud. Este resultado positivo llevó al Dr. Buchinger al “camino real del arte terapéutico”: al ayuno terapéutico, a cuyo desarrollo empezó a dedicarse a partir de entonces.

Con la posguerra vendrían tiempos difíciles para la familia, que se ve expuesta a crecientes muestras de discriminación, tanto por las ideas políticas y el método terapéutico del padre como por el abuelo judío de María.

La educación de la niña es espartana al tiempo que favorece el contacto continuo con la naturaleza. Paso a paso se desarrolla su personalidad. El rigor y una intensa religiosidad se unen en feliz simbiosis a un humor conciliador, una irreprimible alegría de vivir y un temperamento arrollador – todo ello completado por una belleza cautivadora.

Empresaria, constructora y madre

Las enseñanzas de su padre dejan una profunda huella en María. En 1938, con 22 años, se convierte en su ayudante personal. Tal es su comprensión del ideario y de la filosofía del Dr. Buchinger que llega a ocuparse de la correspondencia en su nombre.

En 1943, María se casa con Helmut Wilhelmi, el hombre que impulsará con su dinamismo el desarrollo de la empresa. Después de la Segunda Guerra Mundial, en 1953, Helmut y Maria fundan la clínica de Überlingen (Lago de Constanza, Alemania). En 1973 le sigue Marbella (España). Ambas fundaciones son verdaderas obras pioneras en su época. En España aún no se conoce el ayuno terapéutico.

María decide vivir en Marbella, y allí, sobre el terreno elegido para la futura clínica, rodeada de arquitectos y planos, empieza a desarrollar su talento como constructora y empresaria.

Desde inicios de los años 80 contaba con el apoyo de su hija Jutta y su yerno Claus Rohrer.

En Überlingen, sus hijos Raimund Wilhelmi y Maike Wilhelmi, junto a su nuera, Françoise Wilhelmi de Toledo, toman el relevo después del fallecimiento prematuro de Helmut Wilhelmi en 1985.

Actualmente, los cinco nietos de María representan la cuarta generación de la empresa familiar.

María Buchinger, la "Gran Dama del Ayuno"

En Überlingen y Marbella, María cuenta con dos buques insignia, gracias a los cuales podrá poner al alcance de un gran número de personas los efectos beneficiosos del ayuno terapéutico.

Su dedicación es total y a tiempo completo. Es la elegante anfitriona cuyo encanto personal cautiva a la comunidad de ayunantes, es la consejera paciente y empática que ayuda a superar las crisis, a veces profundas, que pueden surgir durante el ayuno, la que impone disciplina y rectitud, pero también ofrece comprensión y benevolencia. Una persona de respeto, pero al mismo tiempo cercana y llena de calor humano. Le gusta reírse y hacer reír, busca el diálogo y el encuentro, sabe escuchar, consolar y proponer soluciones.

 

Su trabajo da frutos, también en forma de reconocimientos

En 1995, el gobierno alemán le otorga la medalla de la “Orden al Mérito”.
En 2003, el Centro de Iniciativas Turísticas de Marbella (CIT) la distingue con el galardón "Empresaria del Año".
En 2008, el Rotary Club reconoce su labor con un sentido homenaje.

María Buchinger agradece las distinciones con un aforismo de su padre: “Darse a si mismo por entero: nadie puede dar más, pero tampoco debe dar menos”.

Continúa con su vida sencilla y en armonía con la naturaleza, rodeada de sus amados perros, su jardín, sus libros y su piano. La alegre y sabia serenidad con que acepta las limitaciones de sus años, su esbelta silueta y su porte erguido son la viva imagen de los beneficios que aporta el ayuno, incluso hasta una edad muy avanzada.

La “Gran Dama del Ayuno” se apaga en paz en su casa de Marbella, el 12 de marzo de 2010. Es y será siempre el alma de la clínica Buchinger.

Maria Buchinger Foundation
info@maria-buchinger-foundation.com

Junta directiva